evolucion del precio del gasoleo semana 39 de 2015

El precio del gasóleo ha descendido en España durante la trigésimo novena semana de 2015, cuarta de septiembre, aunque sólo un 0,09% con respecto a la semana anterior, con lo que se establece en la media de los surtidores españoles a 1,071 euros.

No obstante, el gasóleo mantiene la tendencia descendente del verano recuperada hace dos semanas, tras las subidas experimentadas a principios de septiembre. Actualmente, el gasóleo es un 2,7% más barato que a principios de año y marca un precio un 18,7% inferior al de la misma semana del ejercicio anterior.

Por su parte, la gasolina ha experimentado un descenso del 0,3% en el precio medio de los surtidores españoles durante la última semana, hasta situarse en 1,174 euros, precio un 16% inferior al de la misma semana de 2014.

La estabilidad en los precios de los carburantes en España se produce en un mes en el que el Barril de Brent, de referencia en Europa, parece haberse estabilizado entre los 48 y 50 dólares, cotizando actualmente a 49 dólares después de un agosto en que llegó a descender hasta los 42 dólares.

Precios en Europa

El precio de los carburantes sigue siendo menor en España con respecto a la media de la UE, donde el precio de venta al público del litro de gasóleo se sitúa en 1,178 euros y en 1,144 euros en la zona euro. Por su parte, el litro de gasolina alcanza los 1,344 euros de media en la UE de los 28 y los 1,349 euros en la eurozona.

Así, el precio del gasóleo se ha mantenido estable en la mayor parte de los países miembros de la UE durante esta última semana. El país europeo con el menor precio en el gasóleo de automoción es Luxemburgo, con 0,972 euros por litro, mientras que el gasóleo más caro se encuentra en el Reino Unido, a 1,502 euros.

En otros países próximos también es mayor el precio de este carburante con respecto a España, es el caso de Alemania, con 1,120 euros, Italia, con 1,352 euros, Francia, con 1,104 euros, y Portugal, en 1,157 euros

El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos y a los nuevos gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal.