En opinión de Ferre, el escaso éxito del ferrocarril en el transporte de mercancías, con un 3 % del total de operaciones, se debe en gran parte a su escasa competitividad en comparación con el transporte por carretera.

El presidente de Adif ha apostado por subir la fiscalidad a los camiones, aunque no ha precisado si ello pasaría por la aplicación de la llamada euroviñeta, que el Gobierno ha descartado imponer por el momento y que, en cambio, sí pondrá en marcha Cataluña a partir del próximo año en la transversal C-25.

Cataluña apuesta por el “pago por uso”

A este respecto, el secretario de Movilidad y Transporte de la Generalitat, Ricard Font, ha reclamado ir más allá de la dualidad del debate entre tren y camión: «La mirada no tiene que ser si lo hacen unos u otros, sino que cuando se haga se sea competitivo«.

En este sentido, ha subrayado que el pago por uso de las vías de alta capacidad, que impulsa la Unión Europea en sus directivas, tiene que servir para mejorar las infraestructuras y contribuir a un transporte más sostenible.

Font ha apuntado que el Ejecutivo catalán trabaja en la adopción de las directivas europeas con este fin, una tarea que tendrá como primera prueba la aplicación de la «euroviñeta» en el Eje Transversal (C-25) en 2014.

El responsable de movilidad ha detallado que parte de la recaudación que consiga la Generalitat con esta tasa, que se aplicará a todos los camiones que atraviesen Cataluñarevertirá en los transportistas «locales» que se beneficiarán de medidas como incentivos para modernizar su flota con vehículos menos contaminantes.

La complejidad de la liberación

En cuanto a la liberalización del transporte ferroviario de pasajeros que estudia el Gobierno español en estos momentos, Ferre ha señalado que algunos de los escollos en el proceso de liberalización son el elevado coste de inversión que requiere el transporte ferroviario, la gran competencia entre diferentes modelos de transporte y la rigidez en la gestión del sistema ferroviario.

Ferre ha instado a trabajar duro para evitar que la liberalización del transporte ferroviario de pasajeros acabe en un «alto nivel de fracaso».

El responsable de Adif ha indicado que en el caso del transporte de mercancías en tren, ya liberalizado, el peso de los operadores privados ha permitido mantener «estable» el cómputo global de toneladas transportadas en los últimos años, pese a la crisis.

A pesar de eso, Ferre ha indicado que se ha pasado de 28.825 millones de toneladas transportadas en 2008 a 21.071 en 2013, lo que supone una pérdida del 26,9%, con un peso del sector privado que ha aumentado de 436 a 4.583 millones de toneladas, respectivamente.