En un contexto como el actual, de búsqueda de una solución técnica y comercialmente válida a los motores de explosión aplicados al transporte pesado de mercancías, el hidrógeno está adquiriendo una gran visibilidad, que lo sitúa como el principal vector en esta carrera tecnológica contra reloj.

A este respecto, Toyota e Hino han suscrito un nuevo acuerdo para el desarrollo conjunto de un camión eléctrico de pila de combustible con una masa máxima autorizada (MMA) superior a 14.000 kg, para el mercado norteamericano.

Para ello se apoyarán en el chasis Hino XL Series junto con la tecnología de pila de combustible de Toyota con el objetivo de ofrecer una capacidad excepcional de carga sin emisiones contaminantes. Esta colaboración amplía el proyecto actual para desarrollar un camión eléctrico de pila de combustible de 25 toneladas para el mercado japonés que se anunció a principios de este año. Se espera que el primer vehículo de demostración esté disponible en el primer semestre de 2021.

La sociedad del hidrógeno

Toyota, como parte de una de sus líneas de acción estratégicas, está lanzando iniciativas para el desarrollo de la sociedad del hidrógeno, promoviendo la expansión de la pila de combustible en turismos, vehículos comerciales y grandes vehículos industriales, entre otros. La pila de combustible de hidrógeno es una tecnología que aún no está madura para su desarrollo comercial, que puede generar electricidad para su aplicación en una amplia gama de soluciones de transporte, desde vehículos de pasajeros, comerciales o industriales hasta ferrocarriles o barcos, pasando por generadores eléctricos y otros dispositivos.

La tecnología de pila de combustible, en la que Toyota lleva trabajando desde hace más de 20 años, puede reducir muy significativamente las emisiones y la contaminación. Con esta tecnología, Toyota ha desarrollado ya vehículos como el Toyota Mirai y el Fuel Cell Bus o carretillas elevadoras.