Rafael Simancas cree que el proyecto de LOTT de Ana Pastor es una copia mala de la presentada por el PSOE

Rafael Simancas junto al ex ministro de Fomento, José Blanco, en un acto previo a las elecciones del 20 de noviembre

El Grupo Parlamentario Socialista ha presentado una Proposición no de ley  para su debate en la  Comisión de Fomento del Congreso, en la que pide la retirada del Plan de racionalización del transporte ferroviario, aprobado por el Consejo de Ministros el 28 de diciembre de 2012.

La iniciativa, firmada por el portavoz de Fomento, Rafael Simancas y por varios diputados socialistas de distintas Comunidades Autónomas, pide también “iniciar un proceso de diálogo y acuerdo con las comunidades autónomas, ayuntamientos y organizaciones sociales, con el objeto de garantizar que las obligaciones de servicio público del transporte ferroviario atienden adecuadamente al derecho de los ciudadanos a la movilidad y a los objetivos de cohesión y vertebración territorial”.

Según los socialistas, el ministerio de Fomento ha diseñado, con este plan, un “importante” recorte de los servicios de media distancia que se implantará en varias fases y definirá los servicios que se regirán por obligaciones de servicio público, atendiendo al criterio general de declarar como obligación de servicio público todas las relaciones con un aprovechamiento superior al 15%, “lo que dejará sin servicio de transporte por ferrocarril a decenas de localidades españolas”, indican los diputados del PSOE.

Desde el PSOE se cree que la supresión de servicios ferroviarios de viajeros y el cierre de estaciones, que afectará principalmente al medio rural, «impedirá atender al objetivo de consolidación del ferrocarril, tanto regional como de media distancia, como elemento esencial para garantizar unos servicios de transporte a unos ciudadanos que muchas veces no tienen otras alternativas«.