Puerto de Algeciras

La organización Ecologistas en Acción denuncia que el puerto no tiene un control sobre los residuos y gases que se generan en las operativas.

En el puerto de Algeciras «no se cumplen las normas que recoge el Convenio Marpol para prevenir la contaminación por parte de los buques«. Así lo ha denunciado la organización Verdemar-Ecologistas en Acción, que indica que no se está aplicando la regulación para controlar las emisiones atmosféricas, de dióxido de azufre y dióxido de nitrógeno.

Tal y como han señalado, es preciso determinar la contribución de estas emisiones a la contaminación local así como de ciertas actividades, entre las que se encuentra la incineración a bordo de compuestos orgánicos. De la misma manera, deben conocerse sus efectos sobre la salud de los seres humanos.

Actualmente, la Autoridad Portuaria «no tiene un control de los residuos y gases que se generan en las operativas relacionadas con el combustible«, según indican desde la organización ecologista, que pedirá explicaciones sobre el buque Toledo Spirit, que ha estado descargando en la monoboya de Cepsa y posteriormente ha sido fondeado junto a Isla Verde.

El domingo 22 de julio de 2018 los vecinos del Campo de Gibraltar soportaron un fuerte olor a gas, por lo que tienen previsto presentar una denuncia sobre este episodio que aseguran que «ha sido consentido por las autoridades y avalado por la petrolera«.

Capitanía Marítima del puerto de Algeciras ha abierto ya un expediente sancionador al buque tras detectar un presunto venteo de sus tanques, actividad no autorizada en los fondeaderos. Además, desde el Ayuntamiento han comunicado que denunciarían ante los tribunales y las administraciones competentes a la empresa que estuviera llevando a cabo esta acción.