El aumento de los tráficos de productos hortofrutícolas a través del puerto de Almería impulsa nuevas inversiones en el enclave para intentar mejorar la competitividad de este segmento.

A este respecto, la Autoridad Portuaria ha instalado ocho nuevas tomas eléctricas en el muelle de Ribera y, de igual modo, tiene previsto incorporar nuevos puntos de red en la nueva terminal de tráfico pesado para contenedores ‘reefe’ y semirremolques frigoríficos.

En las últimas semanas se han realizado pruebas con camiones de zumo congelado de fruta y de fruta fresca para comprobar el funcionamiento de las tomas del mulle de Ribera 2, con capacidad para atender hasta ocho camiones frigoríficos que o bien están a la espera de embarque, o han desembarcado con productos que necesitan refrigeración y se encuentran a la espera de documentación aduanera de salida.

De igual modo, en la nueva terminal de tráfico pesado del Muelle de Pechina en obras se han reservado varias plazas del parking de camiones con tomas de energía eléctrica para atender la demanda de los servicios que precisen refrigeración.

Así mismo, al principio de 2020 se reubicaron cuatro tomas de energía eléctrica para atender el suministro de contenedores ‘reefer’ en la terminal de contenedores, con capacidad para 16 conexiones cada una, por lo que pueden dar suministro simultáneamente a 64 contenedores.