La Autoridad Portuaria de Barcelona ha aprobado en Consejo Extraordinario unas nuevas disposiciones que permitirán mitigar los efectos de la crisis sanitaria. Es el primer puerto del país que aprueba tantas medidas a corto y medio plazo, lo que se articulará a través de su Plan de Choque y el Plan de Recuperación respectivamente.

Todas ellas han sido diseñadas de acuerdo a las previsiones de tráfico y los ingresos futuros del puerto, y tendrán efectos positivos que se mantendrán hasta el año 2022 y supondrán la movilización de recursos en favor de los operadores por valor de unos 23 millones de euros.

Estas medidas quedan ahora pendientes de aprobación por parte del Gobierno, empezando por las bonificaciones a las tasas de ocupación de las terminales de contenedores que contempla en Plan de Recuperación, que serán del 25% en 2021 y del 20% en 2022, y las que se aplican en función del tráfico de transbordo.

También se aplicarán bonificaciones del 10% en 2021 y del 5% en 2022 a las terminales multipropósito y ro-ro, así como del 30% y el 15% respectivamente, a las terminales de automóviles.  Por otro lado, está prevista la puesta en marcha de coeficientes correctores para reducir las tasas de utilización, que se aplicarán por primera vez a buques de pasaje y mercancías.

Reducción de tasas

Dentro del Plan de Choque, el Consejo ha aprobado la reducción de la tasa de ocupación. En el caso de las terminales de pasajeros, será del 30% si los concesionarios han visto reducida su actividad entre en un 20% y un 40% respecto a 2019, y del 60% si la actividad ha caído en más de un 40%.

Para el resto de concesiones y autorizaciones, las reducciones de la tasa de ocupación serán del 15% si el impacto en la actividad se ha situado entre el 10% y el 15%, y del 20% cuando el impacto haya sido superior al 15%.

En lo que respecta a los títulos de ocupación de superficies menores a los 200 m² y los espacios destinados a aparcamiento y estacionamiento, siempre que no sean complementarias a otras de mayor superficie, se aplicará una reducción del 20% previa solicitud del interesado.

Por otro lado, el Consejo ha sido informado de las gestiones que se están llevando a cabo con la UTE encargada de la actividad de remolque portuario para aplicar una bonificación del 5% al servicio marítimo regular sobre las tarifas máximas aprobadas.

Esta bonificación, aplicable hasta el 31 de diciembre, se trasladará a los acuerdos comerciales que estas empresas tienen concertados con diferentes clientes del puerto. La medida forma parte del conjunto de disposiciones para reducir los efectos de la crisis, pero los prestadores del servicio aún están estudiando la propuesta.