El puerto de Barcelona ha hecho una apuesta firme por el Short Sea Shipping (SSS) como modelo de transporte sostenible. Según una información remitida desde la Autoridad Portuaria, este modelo conlleva sustanciales mejoras para las empresas logísticas, es económicamente más competitivo que la carretera, y representa una sustancial mejora medioambiental por el colapso de las grandes redes viarias europeas, con los problemas de tráfico y contaminación que conlleva el uso exclusivo del camión.

En este sentido, la nueva línea con Savona operada por el Grupo Grimaldi, puesta en marcha el pasado 4 de julio, ha supuesto la consolidación de las conexiones de transporte marítimo de corta distancia del puerto barcelonés con Italia.

El Eurocargo Ravenna y su gemelo, el Eurocargo Alejandría, son los buques ro-ro que cubren la nueva línea con el país transalpino, realizando la ruta Barcelona-Livorno-Savona. Con una capacidad para 4.000 metros lineales, estos barcos de carga rodada han comenzado a escalar tres veces por semana en Barcelona desde este verano.

Con la incorporación de la línea de Savona, Barcelona dispone de una nueva frecuencia con Livorno, ofreciendo cinco salidas semanales. Este servicio potencia el tráfico de mercancías y turistas entre las regiones del norte y el centro de Italia, como son la Toscana, Triveneto, Marche, Emilia Rogmana y Lombarda, con España.

Asimismo, la ruta entre Barcelona y Civitavecchia, con seis salidas semanales desde Barcelona y más de ocho años en servicio, se ha consolidado como una autopista del mar muy competitiva frente a la ruta terrestre.

En la temporada de verano, el puerto de Barcelona ofrece desde 2009 una línea con Porto Torres con 5 salidas semanales, que conecta la ciudad con la isla de Cerdeña. Génova en Italia y Sète en Francia cuentan también con dos conexiones semanales con Barcelona durante todo el año, operadas por Grandi Navi Veloci.

Refuerzo de la línea con Tánger

En cuanto a las líneas con el Norte de África, se ha reforzado la frecuencia con Tánger con una línea más a la semana con motivo de la operación paso del Estrecho. Así, durante el verano habrá un total de cinco salidas semanales hacia Tánger, operadas por Grandi Navi Veloci, con cuatro salidas y Grimaldi con una salida.

Esta conexión presenta una ventaja importante en la operación paso del Estrecho, captando parte del tráfico de magrebíes residentes en Europa que cruzan España para embarcar en los puertos del sur. Con esta línea se ahorran más de 1.000 km de trayecto por carretera.

También con el norte de África, desde Barcelona existen conexiones regulares con Túnez y Argel, operadas por la Compagnie Tunisienne de Navigation  y la Compagnie Nationale Algerienne de Navegatione, respectivamente.