Las terminales que operan en el puerto de Barcelona avanzan firmemente en el camino hacia la transición energética.

En concreto, durante el pasado año las catorce terminales con actividad en el enclave barcelonés acogidas a las bonificaciones medioambientales invirtieron más de 1,7 millones de euros en proyectos dirigidos a descarbonizar la operativa portuaria, reducir las emisiones, generar energías renovables e iniciar la transformación energética.

Como respuesta a estas iniciativas sostenibles, la Autoridad Portuaria de Barcelona ha otorgado bonificaciones a estas terminales por valor de cerca de 900.000 euros en todo el ejercicio, mientras que un año antes, e 2019, las bonificaciones sumaron un total de 886.000 euros y las inversiones realizadas por las terminales ascendieron a 1,6 millones de euros.

Las bonificaciones medioambientales representan entre el 15 y el 20% de la tasa de actividad de cada terminal.

La Autoridad Portuaria de Barcelona estima que la mitad de las terminales bonificadas realizarán inversiones este año en el aprovechamiento de sus cubiertas para generar electricidad con fotovoltaica, facilitando así la generación de energía renovable.

Con esta línea política, el enclave catalán quiere aprovechar la capacidad de generación de energías renovables y prepararse para la transición energética, con elk ibjetivo de conseguir el reto de devenir un puerto neutro en emisiones para el año 2050.