Terminal BEST del puerto de Barcelona.

Terminal BEST de contenedores del puerto de Barcelona

El puerto de Barcelona ha cerrado el primer semestre del año con 22,5 millones de toneladas de mercancía transportada, cifra que supone un incremento del 7% respecto al mismo periodo del año anterior. Los crecimientos se han producido en todos los segmentos de carga y han sido motivados por el impulso del comercio exterior, principalmente de las exportaciones.

Según los resultados presentados por el presidente del puerto, Sixte Cambra, y por el director general, José Alberto Carbonell, las exportaciones están liderando la recuperación en todos los apartados de carga y ya superan en un 63% los niveles máximos de pre-crisis logrados en 2008. Según Cambra, esta evolución hace patente «el esfuerzo de las empresas de nuestro entorno para posicionarse en el mercado exterior y buscar perspectivas de negocio en nuevos países, incrementando el grado de apertura de nuestra economía».

En primer lugar, el tráfico de contenedores ha aumentado un 7% entre enero y junio y se ha situado en 886.040 TEUs. Los contenedores de importación han registrado un repunte importante, puesto que han crecido un 11%, hasta lograr los 214.110 TEUs. Sin embargo, en términos absolutos son los contenedores de exportación los que tienen un peso más significativo, puesto que han llegado a la cifra de 279.477 TEUs. Este resultado supone un incremento del 1%.

China continúa siendo el mercado de referencia, con cerca de 115.000 TEUs de intercambio con el puerto de Barcelona. De esta forma, el 21% de los contenedores de comercio exterior del puerto tienen el gigante asiático como origen o destino. Además de China, México y Corea del Sur son los países con mayor incremento en el intercambio de contenedores del puerto, mientras que, a pesar de tener volúmenes de intercambios más modestos, Colombia (+44%), Tailandia (+23%) o Bangladesh (+50%), han incrementado notablemente sus flujos de comercio con el puerto.

Tráfico de vehículos en el Mediterráneo

Durando el primer semestre el puerto de Barcelona ha canalizado un total de 386.869 vehículos (+6%). De nuevo, el comercio exterior ha contribuido de manera significativa a este crecimiento, ya que las exportaciones de automóviles han aumentado un 15% y las importaciones se han incrementado en un 8%. También hay que destacar que la exportación de vehículos, con cerca de 230.000 unidades transportadas a varios destinos, ya supera en un 25% los niveles récord de tráfico, que se produjeron el 2008.

Por otro lado, el segmento de mercancía que más ha crecido durante el periodo ha sido el de los graneles líquidos que, con 6,1 millones de toneladas manipuladas, ha aumentado un 18% respecto al primer semestre del año pasado. En este apartado es relevante la expansión que están experimentando el gasóleo (+64%), los biocombustibles (+93%) y los productos químicos (+74%). Para los responsables del puerto de Barcelona, estos resultados suponen la consolidación de la infraestructura como gran hub de distribución logística de productos petrolíferos.

En cuanto a los graneles sólidos, hasta el mes de junio las terminales especializadas del puerto han manipulado un total de 2,3 millones de toneladas, un 4% más que el año pasado. Destaca el buen comportamiento de dos tipos de productos: el haba de soja (+8%) y el cemento y el clínquer (+26%).

Impulso de las autopistas del mar

El tráfico de mercancías de las autopistas del mar, o Short Sea Shipping, ha aumentado un 13% respecto al mismo periodo de 2013 y supera las 58.000 UTIs. Estos resultados son fruto del repunte registrado en los tráficos con Italia, que en los últimos años también se habían visto afectados por la crisis. Además, las nuevas operaciones de Grimaldi, que el año pasado puso en marcha una terminal propia en el puerto, está consiguiendo dinamizar los tráficos.

En el ámbito del transporte de pasajeros, el puerto barcelonés ha registrado más de 1,3 millones de viajeros tanto de ferrys como de cruceros, cifra que se traduce en un descenso del 5% respecto al mismo periodo de 2013. Los usuarios de ferrys han crecido un 7%, hasta los 426.251, principalmente debido al incremento de los pasajeros entre la capital catalana e Italia.

Sin embargo, el volumen de cruceristas que han llegado al puerto, en concreto 946.331 personas, supone una reducción del 9%, motivada por la reducción global de oferta en el Mediterráneo. Aun así, tal como ha expuesto el director general, todas las perspectivas de futuro son «positivas» y la previsión es que entre 2015 y 2016 el número de pasajeros de crucero vuelva a aumentar.

Resultados económicos del primer semestre

El importe neto de la cifra de negocio del puerto de Barcelona durante el primer semestre del año se ha situado en 74,2 millones de euros, resultado que supone una reducción del 6%. Durante este periodo el enclave catalán ha registrado unos beneficios de 18,6 millones de euros, un 28% menos que en los 6 primeros meses de 2013. El cash flow del enclave asciende a 40,5 millones de euros (-8%).

A pesar de que el tráfico total de la infraestructura ha crecido un 7%, las reducciones de estos indicadores económicos responden a la bajada de tasas portuarias, un -5%, y de los cánones de concesión, un -8%. En la reducción de ingresos y beneficios también ha influido la política de bonificaciones sobre las tasas aprobada por el la Autoridad Portuaria para incentivar el tráfico y contribuir a la competitividad de los operadores y clientes del enclave. Este año el puerto de Barcelona tiene previsto ejecutar inversiones públicas por valor de 60,7 millones de euros.