Las instalaciones del puerto de Barcelona han acogido la prueba piloto de un dron acuático, diseñado y fabricado por GPASEABOTS, del grupo GPAINNOVA. Se trata de un proyecto conjunto entre la infraestructura catalana y la empresa para crear un dron que pudiera responder a las necesidades del puerto.

El modelo SB100 presenta algunas ventajas respecto a las embarcaciones convencionales, como la relación coste-eficacia, la reducción de los riesgos para las personas, la rapidez en los desplazamientos, la facilidad de uso, el respeto al medio ambiente y la posibilidad de proporcionar datos en tiempo real.

Esta plataforma versátil y multifuncional permitirá la automatización de ciertas tareas, pudiendo acceder más fácilmente a zonas de alto riesgo. Puede utilizarse para aplicaciones como la hidrografía, el análisis de aguas, la inspección, salvamento y rescate, la vigilancia o la limpieza.

Durante las pruebas, realizadas en el Muelle de Astilleros, el jefe de Medio Ambiente del puerto, Jordi Vila, ha asegurado que es el primer paso para avanzar hacia la automatización de los trabajos de campo y permitirá profundizar en el conocimiento del entorno marino de una manera muy diferente a la actual.

Además, esta nueva herramienta ayudará a que las actividades portuarias sean lo más respetuosas posible con el medio ambiente. Ágil y de tamaño reducido, el dron está preparado para realizar un seguimiento preciso de la calidad de las aguas, medir ciertos parámetros en tiempo real, ayudar en la respuesta en caso de vertidos, inspeccionar la salida de aguas fluviales o residuales o efectuar un control de los sedimentos.