El MSC Sixin, considerado el segundo portacontenedores más grande del mundo, ha escalado en el puerto de Barcelona para realizar una operativa de carga y descarga en la terminal Best. Con una capacidad de 23.756 TEUs, 400 metros de eslora y 61 de manga, el buque pertenece a la misma clase que el MSC Gülsün, solamente superada por el HMM Algeciras.

Botado en el año 2019, cuenta con las últimas tecnologías y permite la conexión telemática de los llamados contenedores inteligentes. Además, dispone de más de 2.000 conexiones para unidades refrigeradas y ha sido diseñado siguiendo con los más estrictos criterios medioambientales, lo que le permite reducir en gran medida las emisiones de CO2 por contenedor respecto a la media de los buques portacontedores que operan actualmente.

Entre las mercancías que ha descargado en Barcelona se encuentran guantes de látex, solución hidroalcohólica y equipos médicos, para combatir la crisis del Covid-19. El buque cubre el servicio Jade entre Europa y Asia, lo que sitúa al puerto catalán como un hub de distribución para los flujos de mercancías entre ambos continentes.

En estos momentos de incertidumbre sanitaria y económica, desde la Autoridad Portuaria están atentos a todos los cambios que se están produciendo en los flujos comerciales y de transporte internacional, trabajando junto a los cargadores y navieras para atender las necesidades de la sociedad.