puerto barcelona japon

La instalación catalana canaliza el 50% del comercio bilateral entre los dos países en términos de volumen.

La Autoridad Portuaria de Barcelona ha firmado un acuerdo con el puerto de Tokio para reforzar los intercambios técnicos y comerciales entre España y Japón, principalmente relacionados con aspectos como la administración portuaria, la planificación, el comercio electrónico, la sostenibilidad, el medio ambiente, los cruceros y la innovación.

El acto se ha producido en el marco de la misión comercial del puerto de Barcelona al país asiático, que quiere mejorar sus relaciones comerciales con el continente europeo. En este sentido, la ciudad condal se ocupa una posición clave para el comercio entre Asia y el Mediterráneo, especialmente por las conexiones que mantiene con puertos como Yokohama o Tokio.

El puerto de Barcelona es el mejor nodo para la redistribución a toda Europa de las mercancías procedentes de Asia, pues las empresas asiáticas pueden beneficiarse de una reducción en los costes de distribución de hasta el 15% en comparación con los puertos del norte de Europa y de una reducción de la huella de carbono de hasta el 20%.

Tráfico de mercancías

Por otra parte, la instalación catalana canaliza el 50% del comercio bilateral entre los dos países en términos de volumen y el 55,9% en términos de valor de las mercancías. Durante el año 2018, el tráfico total de mercancías entre ambas zonas ha aumentado un 17,9%, con 457.000 toneladas, mientras que el movimiento de contenedores ha repuntado un 24,8%, con más de 30.400 TEUs.

Mención especial merece el tráfico de automóviles, pues han pasado por el puerto 61.850 vehículos con origen o destino Japón. Actualmente, hasta ocho navieras operan estos tráficos en la ciudad condal, cuatro de ellas japonesas: Hoegh Autoliners, Nissan Motor Car Carrier, Mitsui OSK Lines, Nippon Yusen Kaisha, K Line, Wallenius Wilhemsen Logistics, Eukor Car Carriers y Hyundai Glovis.

Con todo ello, las exportaciones catalanas hacia Japón se han triplicado en la última década, llegando hasta los 848,8 millones en 2018. Más de 2.600 empresas de la zona exportan al país asiático, de las cuales 1.000 son exportadoras regulares.

El puerto de Barcelona está presentando también en Japón su apuesta por un nuevo modelo basado en energías renovables, como la fotovoltaica o la eólica, así como su proyecto de electrificación para permitir la conexión de los buques en el muelle, que supondrá una inversión de 60 millones.