El tráfico de contenedores del puerto de Barcelona ha crecido un 30,4% hasta julio respecto al mismo periodo de 2020, llegando a los 2.089.690 TEUs. De este modo, supera el máximo histórico alcanzado en julio de 2019, con 2.007.903 TEUs.

Por lo tanto, durante los primeros siete meses del año se han movido un 4,1% más de contenedores que en 2019, superando así los volúmenes prepandemia y confirmando la recuperación de la economía en el ‘hinterland‘ de la instalación.

Los contenedores de exportación, con 65.680 TEUs movilizados, continúan superando a los de importación, que suman 54.171 TEUs, pero el crecimiento ha sido bastante similar, con un 17,3% y un 16,2% respectivamente.

Asimismo, el tráfico total ha crecido un 16,6% respecto a 2020, situándose en 38.518.888 toneladas hasta finales de julio. En este caso, no se han superado las cifras prepandemia, con un descenso del 5,1% respecto a julio de 2019, pero se mantiene la tendencia alcista iniciada a finales de 2020.

El segmento de los vehículos continúa mostrando resultados positivos, con 318.823 unidades transportadas, que suponen un alza del 23,7%, gracias al aumento del 41% en las exportaciones.

Los principales indicadores de tráfico han registrado cifras positivas entre enero y julio, a excepción de los graneles líquidos, con una caída del 11,8% que se explica por el descenso del gas natural y la gasolina, y un retroceso del 19,8% en el movimiento de pasajeros.

En total, 432.250 pasajeros han embarcado o desembarcado en el puerto. De estos, 389.840 lo han hecho en ferries de línea regular, lo que supone un aumento del 14,7% respecto a 2020. No obstante, los cruceristas acumulan un descenso del 78,7% por todos los meses de inactividad, a pesar de haberse retomado en junio este tipo de turismo.