Consciente del impacto negativo de la expansión del coronavirus en el sector logístico, la Autoridad Portuaria de Barcelona ha decidido tomar una serie de medidas para reducir su impacto a nivel económico entre las empresas de la comunidad portuaria.

En línea con los que ya han puesto en marcha la Comisión Europea, el Gobierno y la Generalitat para mitigar los efectos negativos de esta situación, ha comenzado a perfilar su plan de acción.

Una de las medidas de aplicación inmediata tiene que ver con la penalización a las terminales en caso de no cumplir con los servicios mínimos fijados para los próximos días.

Además, en función de las cantidades a liquidar, el pago de las tasas de ocupación pasará a ser mensual, en lugar de trimestral o semestral, hasta el 31 de diciembre de 2020. Con esto, se pretende ayudar a las empresas ante posibles problemas a nivel de tesorería o liquidez.

En los próximos días, se estudiarán otras medidas destinadas a minimizar los efectos negativos de la expansión del coronavirus, según como evolucione la situación.

Por otro lado, la Autoridad Portuaria ha cancelado su participación en la feria Intermodal South América y en la misión comercial organizada por la Cámara de Comercio Brasil-Cataluña.