El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Bilbao se ha reunido en una sesión extraordinaria para analizar las consecuencias de la huelga de transportistas autónomos que operan en el puerto y «los graves perjuicios económicos que esa inactividad está ocasionando«.

Como medida para reclamar los daños económicos ocasionados por la huelga, los responsables del puerto han decidido presentar una acción judicial de responsabilidad civil. Además, apoyarán las actuaciones que ha iniciado la fiscalía por vía penal para identificar y actuar contra las personas causantes de amenazas y daños.

Al inicio de la tercera semana de paro, el organismo portuario ha adoptado una serie de medidas internas, como elaborar un régimen de condiciones para autorizar la actividad del transporte dentro del puerto. De este modo, ha acordado cambiar sus reglamentos para poder quitar la autorización de entrada a las instalaciones cuando el titular cometa una falta muy grave.

La Autoridad Portuaria de Bilbao advirtió de los «graves perjuicios económicos» que tiene la protesta promovida por los sindicatos de transportistas autónomos Sintrabi y Egas para las empresas del puerto, las firmas exportadoras del entorno y el propio puerto de Bilbao. En concreto, calculó que la inactividad ha causado pérdidas por valor de 12 millones de euros en una semana.

Precisamente, los promotores de este paro tienen previsto reunirse en Madrid con la Comisión Nacional de la Competencia para tratar de convencerles de que las reivindicaciones que plantea el colectivo son legales y no pretenden limitar la competencia dentro del puerto.