rampa-ro-ro-del-puerto-de-bilbao

Los trabajos de traslado de la rampa durarán dos meses.

Como consecuencia de la reordenación que está llevando a cabo el puerto de Bilbao con motivo de la construcción del espigón central, los responsables del enclave estiman necesario dotar a la nueva infraestructura de una rampa ro-ro para atender a los futuros tráficos que se desarrollen en este muelle.

En este sentido, esta infraestructura servirá para atender nuevos tráficos de carga rodada en una fachada que va a experimentar una importante transformación a causa de los efectos que pueda tener el ‘Brexit’ sobre el tráfico de mercancías entre la Unión Europea y el Reino Unido.

Para cubrir este aspecto del proyecto, y dado que la rampa ro-ro número cinco del muelle Vizcaya ha quedado sin uso en su actual ubicación, la Autoridad Portuaria de Bilbao ha decidido desmontarla, llevarla a dique seco para su revisión general y pintado completo, con el fin de trasladarla finalmente al nuevo muelle A-6 del espigón central.

Esta estructura cuenta con una eslora de 35 metros, así como con una manga de 23 metros y, además, cuenta con un puente de 33 metros de longitud y once metros de ancho.

Estos trabajos, con un plazo de ejecución de dos meses, tienen un presupuesto base de licitación de 423.500 euros y un valor estimado de 350.000 euros.