Pantallas cortaviento en la Cabezuela

El puerto de Cádiz ha mejorado el sistema de gestión ambiental que rige la dársena de La Cabezuela-Puerto Real con la instalación de pantallas cortavientos, en las que ha invertido 191.197 euros.

Las pantallas están formadas por tres módulos de 25 m, con 11,5 m de altura, dispuestos en forma de L y orientados de tal forma que cuando sopla el viento de Poniente las partículas son frenadas por las pantallas y cuando el viento viene de Levante, se reduce la velocidad del mismo al impactar contra las barreras evitando la disgregación de las mercancías.

Otras reglas ya establecidas para minimizar las emisiones atmosféricas son la implementación de buenas prácticas durante las operaciones de carga/descarga, a través de las condiciones de seguridad y medio ambiente o la puesta en marcha de un sistema de control operacional y evaluación de su  grado de cumplimiento.

El riego de viales y el seguimiento de las emisiones mediante el Plan de control de emisiones no canalizadas en la dársena de Cabezuela-Puerto Real, es otra medida tomada por el puerto gaditano, aprobada por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

En este sentido se realizan dos campañas de medición al año, con cuatro puntos de medición. En cada uno de los puntos se colocan dos equipos para valorar las emisiones de partículas sedimentables y en suspensión con una duración de 15 días y 24 horas, respectivamente. De cada campaña se remite a la Consejería una valoración de los resultados.

Además, dentro de las buenas prácticas medioambientales, el puerto de Cádiz cuenta con  117.000 m2 de naves cubiertas que contribuyen a que la mercancía permanezca el mínimo tiempo a cielo abierto.

Otro ejemplo de inversiones recientes del puerto relacionadas con el medio ambiente en La Cabezuela-Puerto Real, ha sido la reducción del consumo eléctrico del alumbrado de la zona de servicio de la dársena mediante la instalación de un módulo de gestión universal y radio frecuencia para el control de la intensidad de equipos eléctricos, en el que se ha invertido 54.000 euros.

Por otro lado se está desarrollando un sistema de monitorización de la calidad del agua  que permita valorar y medir la calidad de las aguas interiores del puerto de Cádiz.