El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Cartagena ha aprobado sus cuentas correspondientes al ejercicio 2019, que han arrojado unos beneficios de 19,3 millones de euros, lo que supone una situación financiera equilibrada.

Entre los ingresos, que han alcanzado casi los 50 millones, destacan las tasas y tarifas portuarias. Las de utilización suman 32,16 millones, las de ocupación 5,22 millones y las de actividad, 5,82 millones.

Respecto a otros ingresos de negocio, donde están incluidas tarifas, los importes adicionales a las tasas, los servicios comerciales y la tarifa por recepción de desecho generados por los buques, han sido de 2,097 millones de euros.

La rentabilidad del puerto se ha situado en el 8,02%, a la cabeza del sistema portuario español, cuya media es del 2,5%. Esto le ha permitido comprometer una inversión de 200 millones de euros para la recuperación económica tras el Covid-19, y en solamente dos meses, ya se han ejecutado proyectos por valor de casi 20 millones.

Entre los proyectos incluidos en el Plan de Acción que se han licitado, se encuentra el de derribo y limpieza de los terrenos de la antigua Peñarroya, la rehabilitación del dique rompeolas en El Espalmador, la remodelación del edificio administrativo de Santa Lucía, la limpieza de la lámina de agua y varias asistencias técnicas.

Se están redactando otros proyectos como el estudio y caracterización de suelo de Peñarroya, el nuevo Puesto de Control Fronterizo, nuevas defensas en varios muelles y otros que corresponden a proyectos de digitalización como el Portal Único. En total, se contemplan 50 actuaciones comprendidas en 12 líneas de trabajo y cinco bloques, que permitirán el crecimiento de la actividad industrial en la zona.