La Autoridad Portuaria de Cartagena quiere dar un giro radical a las instalaciones para inspección aduanera de mercancías que tiene actualmente.

Si en estos momentos, el enclave dispone de dos instalaciones de este tipo en el muelle de Santa Lucía y en el muelle de San Diego, donde se realizan las labores de control de sanidad vegetal, los responsables del recinto quieren agrupar ambos centros en uno único.

De esta manera se pretende desarrollar las mismas labores de vigilancia, pero en unas condiciones óptimas de trabajo, en un nuevo edificio que se ubicará en el muelle de Santa Lucía, sobre las instalaciones que ocupa el actual PIF y el tinglado de Aduanas, que deberán ser demolidos y sustituidos por la nueva edificación.

En estas instalaciones se quiere unificar todas las tareas administrativas y de control relacionadas con cualquier tipo de producto, así como aduanas, servicio oficial de inspección, vigilancia y regulación de las exportaciones.

De esta manera, la Autoridad Portuaria de Cartagena proyecta un edificio de entre 3.000 y 3.500 m² en cuya construcción planea invertir entre cuatro y cinco millones de euros.

Ahora,este proyecto toma carta de naturaleza con la licitación de las labores de asistencia técnica para la redacción del proyecto y dirección de obra del nuevo PIF, que han sido adjudicadas a Coltec Ingeniería y Proyectos por un importe de 324.360 euros y un plazo de ejecución de 22 meses.