La Autoridad Portuaria de Cartagena está adoptando ciertas medidas económicas para paliar los efectos de la crisis sanitaria del Covid-19, como la ampliación de plazo del periodo voluntario de pago de tasas portuarias notificadas antes del 18 de marzo, que podrán abonarse hasta el 30 de abril.

Además, hasta el 20 de mayo podrán ser abonadas las que fueron notificadas tras el decreto del estado de alarma, salvo que el plazo otorgado sea mayor. Los aplazamientos no requieren ninguna solicitud, sino que se aplicarán por defecto, sin perjuicio de que el interesado pueda decidir no agotar los plazos.

El objetivo es contribuir al mantenimiento de la actividad en estas circunstancias tan extraordinarias, que pueden afectar al movimiento de los tráficos, reduciendo los ingresos de las empresas asentadas en el puerto. Así, se pretende atenuar el impacto negativo en las empresas flexibilizando y facilitando el abono de las tasas liquidándolas más tarde y aplicando los plazos máximos de los pagos diferidos, sin intereses de demora ni garantías.

La Autoridad Portuaria responde así a la petición de la Asociación de Empresarios de Actividades Marítimas de Cartagena, que había solicitado el aplazamiento de pagos de deuda tributaria a todas las liquidaciones de tasas portuarias, retraso hasta de tres meses en la facturación de las liquidaciones semestrales de las tasas de ocupación y de actividad, reducción temporal de los tráficos mínimos exigidos en las concesiones y reducción del tiempo de pago a proveedores.

En este sentido, desde el 23 de marzo se han reducido los plazos del pago a proveedores, abonando más de un millón de euros a cerca de un centenar, la mayor parte de ellos pymes. De ese modo, se consiguen minimizar las dificultades de tesorería que pudieran tener los proveedores o prestadores de servicios del puerto.