El puerto de Castellón ha acogido esta semana el desembarque del barco de carga rodada ‘Jolly Vanadio’ con material y vehículos militares que han participado en la Operación “Inherent Resolve” que se está desarrollando en Irak desde el año 2014.

Este buque de bandera italiana para el transporte ro-ro fue construido en 2015 y tiene capacidad para 51.000 toneladas, con 240 metros de eslora y 27,5 metros de manga.

El material militar transportado ha ascendido a 1.158 toneladas y estaba constituido por 65 vehículos y 108 contenedores, entre los que se encontraban vehículos para transporte de personal protegido contra minas.

Todo este material ha recibido en la zona de operaciones del recinto castellonense un protocolo de limpieza, desinfección, desinsectación y desratización por personal veterinario, previo a su embalaje posterior.

El personal militar implicado en las labores de desembarque pertenece a la Fuerza Logística Operativa del Ejército de Tierra y ha desarrollado su labor prestando especial atención a las medidas de protección contra la covid-19.

La Operación “Inherent Resolve” comenzó en 2014 y en ella han participado, aproximadamente, 6.500 militares españoles desde el primer despliegue.

Este operativo de las Fuerzas Armadas españolas ha adiestrado a más de 26.000 militares iraquíes en la Base Militar Gran Capitán de Besmayah.