La Autoridad Portuaria de Castellón afronta 2021 con una rebaja de tasas, un aumento de los servicios y un esfuerzo inversor fijado en 18,5 millones para poder convertirse en un puerto competitivo y atractivo.

Su previsión es crecer un 6% y cerrar el ejercicio con 19,6 millones de toneladas de mercancías manipuladas, frente a los 18,5 millones de 2020, cuando el tráfico se ha reducido en un 10,5%.

En cualquier caso, ha logrado situarse como el segundo puerto del país en tráfico de graneles sólidos, manteniéndose en novena posición en tráfico total de mercancías de los 46 que conforman el sistema portuario español. Los tráficos más destacados han sido el petroquímico y el cerámico.

De cara a 2021, se pretenden licitar las conexiones ferroviarias internas del puerto, cuya inversión global ascenderá a 20 millones, y redactar el proyecto constructivo de la nueva estación intermodal, a la que se destinará el mismo presupuesto.

Además, se licitará la mejora del muelle transversal exterior, cuya inversión global es de 8,7 millones, mientras que la conclusión del nuevo atraque para graneles líquidos recibirá un total de cuatro millones, dos de ellos en 2021.

Otras actuaciones previstas son la licitación de la red contraincendios de la dársena norte, con una inversión total de dos millones, y el vallado de la zona de servicio junto a la mejora de controles de accesos, por un valor de 1,2 millones. A esto se añaden 200.000 euros para la mejora de los servicios y el plan de mantenimiento.

Por otro lado, se reducirán las tasas portuarias, los coeficientes correctores y la tasa de ocupación de las terminales en un 10% para el contenedor y un 9% para la mercancía.