En virtud de un acuerdo con Topaz Energy & Marine, la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao ha acogido en sus instalaciones una gran operación de remolcadores oceánicos, que ha puesto en valor activos de uso no intensivo actualmente y ha abierto una nueva línea de negocio.

Al menos seis grandes remolcadores tipo ‘supply‘ permanecerán en Ferrol durante los próximos meses. Dispuestos en dos grupos de tres unidades, permanecerán en el espigón exterior del puerto interior, donde suelen atracar los pequeños cruceros de pasaje.

Estos remolcadores cumplían tareas de apoyo en plataformas petrolíferas y permanecerán en Ferrol mientras la cotización del petróleo no devuelva su actividad a estándares rentables.

El viernes 29 de mayo llegaron al puerto los tres primeros buques: el Topaz Isra, el Topaz Megan y el Topaz Xara. Construidos en 2014, llegan procedentes de Nigeria y cuentan con esloras de 75 metros y mangas de 17,2. El cuarto, el Topaz Captain, de 84 metros de eslora y 18,3 de manga, hizo lo propio el domingo 31, procedente de Costa de Marfil.

Para las próximas semanas se espera la llegada del Topaz Sophie, de 75 metros de eslora y 17,2 de manga, y del Team Beleuzi, de 75 metros de eslora y 17,5 de manga, botados en 2013 y 2019, respectivamente. Además, no se descarta que a estos seis buques les puedan seguir otros similares.

De acuerdo con las prescripciones de Capitanía Marítima, 17 tripulantes de los remolcadores se quedarán en Ferrol mientras las naves sigan en el puerto. Si durante la estancia de estos buques en el espigón exterior llegasen cruceros de pequeño porte, atracarían en el muelle Fernández Ladreda, donde habitualmente amarran los grandes.