El puerto de Ferrol ha movido en 2016 más de un millón de toneladas de mercancías

Se ha pasado de 455 TEUs movidos en 2017 a 4.390 TEUs.

La Autoridad Portuaria de Ferrol ha cerrado en 2018 el segundo mejor ejercicio de su historia, con 13.683.716 toneladas manipuladas, un 0,7% por encima de las cifras de 2017 y solamente un 2% por bajo del récord alcanzado en 2012. Ha cumplido por tanto con su propósito de movilizar un millón de toneladas de media cada mes en sus dársenas.

El buen comportamiento del tráfico de graneles sólidos, que ha aumentado un 2,8% hasta los 10,75 millones de toneladas, ha compensado el retroceso experimentado en el mercado de los líquidos y de la mercancía general, del 6,6% y el 3,3% respectivamente.

El mes de mayor movimiento ha sido diciembre, con 1.515.356 toneladas estibadas y desestibadas, que implican un ascenso del 18,1%. Además, a lo largo del año la mercancía que ha registrado más tráfico ha sido el carbón, con 4.730.790 toneladas movidas, seguido por la bauxita, con 4.240.042 y la alúmina, con 1.196.230.

Nueva línea regular de MacAndrews

Tras la entrada en servicio en junio de la nueva línea regular de MacAndrews, el cómputo de toneladas cargadas y descargadas en contenedor asciende a 42.593, lo que multiplica por 19 la cifra del ejercicio anterior, con 2.235. En total, se ha pasado de 455 TEUs a 4.390 TEUs.

En cuanto al mercado de cruceros, el puerto gallego ha recibido a 27.708 pasajeros frente a los 30.049 de 2017, mientras que en número de buques, se ha pasado de 1.120 a 1.150. Redondeando, uno de cada dos grandes buques recibidos ha sido de carga general.

Desde septiembre de 2017, se está construyendo el acceso ferroviario a Caneliñas, una obra con un coste de 72,5 millones de euros más IVA. En el futuro túnel de entrada al Puerto Exterior, ya han sido excavados 1,3 de los 5,5 kilómetros de longitud proyectados, y se prevé que para 2021 pueda estar en funcionamiento la línea.

Por otro lado, tras la apertura del nuevo Canal de Panamá, vuelven a cobrar importancia los tráficos en el océano Atlántico y desde el puerto esperan poder captar parte de esta actividad marítimo-económica.