Este jueves 16 de septiembre ha recalado en el puerto de Ferrol el mayor crucero de toda la temporada. Con 331 metros de eslora y 43 de manga, el MSC Virtuosa puede albergar hasta 8.000 personas entre pasajeros y tripulantes, si bien por los protocolos de seguridad sanitaria activados por el Covid-19 se ha reducido notablemente su capacidad.

Esta es la primera visita del buque a la instalación portuaria, que sigue avanzando en su camino hacia la recuperación de la normalidad, también en el tráfico de cruceristas. Toda la operativa se ha realizado en coordinación con las autoridades sanitarias y la naviera.

Además, el presidente de la Autoridad Portuaria, Francisco Barea, ha realizado el protocolario intercambio de metopas con el capitán del buque, Stefano Battinelli.

Esta semana, se han registrado en total dos escalas de cruceros en el puerto y aún se espera una tercera el viernes, correspondiente al buque Amera, con 205 metros de eslora.