El puerto de Ferrol-San Cibrao ha superado un tráfico de diez millones de toneladas el pasado 2020, con registros máximos en graneles líquidos y contenedores.

En concreto, el enclave ha sumado en todo el ejercicio 10.034.265 toneladas de mercancías, un 10,4% por encima del escenario de demanda estimado en el plan de empresa del recinto, que se situaba en las 9.090.00 toneladas, aunque también un 10,27% por debajo del registro de 2019.

Con más detalle, mientras las mercancías generales han descendido un 6,5% y los graneles sólidos han caído un 21,3%, los graneles líquidos se han incrementado un 27% anual, hasta las 2.936.159 toneladas, merced, al buen comportamiento de las importaciones de gas natural licuado.

Por otr parte, el tráfico de contenedores del recinto portuario ferrolano presenta un ascenso anual de un 50,7 % medido en TEUs, para un total anual de 12.473, así como de un 35,5 % expresado en toneladas transportadas, con un volumen en el ejercicio de 129.237.

Por mercancías, el ránking de 2020 lo lidera la bauxi-a, con 4.532.014 toneladas movidas, seguida por el GNL, con 1.454.337.

A continuación se colocan la alúmina con 1.230.124 toneladas, el fueloil con 521.933, los aceites  con 301.598, la sosa cáustica con 278.649, la madera con 271.542, la chatarra con 248.936, el biodiésel con 212.056, el acero con 155.842, el coque con 80.752, la piedra y grava con 72.495, el gasóleo con 71.263, los aerogeneradores con 50.089 y el papel con 44.864 toneladas.