La abrupta aceleración de la transición energética está afectando de forma notoria al puerto de Ferrol. Sin un tráfico anual de 4,5 millones de toneladas de carbón aproximadamente, la necesidad de compensar la pérdida de ingresos se vuelve imprescindible para afrontar el pago de la obra del acceso ferroviario al puerto exterior.

Por este motivo Indalecio Seijo Jordán, presidente de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao, ha mantenido una reunión de trabajo con Francisco Toledo, presidente de Puertos del Estado.

Seijo ha señalado que sufragar dicha obra podría asumir a la Autoridad Portuaria en dificultades financieras a corto y medio plazo. A lo que cabe sumar las devoluciones obligadas del préstamo suscrito con el ICO a las que la institución lleva años haciendo frente para finalizar las obras del puerto exterior, y  también a los créditos recibidos del Ministerio de Industria en el período 2007-2011, para apoyar la reindustrialización de la comarca.

La Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao, además, tendrá que retornar íntegramente los casi 80 millones de euros para el ferrocarril a Caneliñas obtenidos del Fondo financiero de accesibilidad terrestre portuaria a partir de 2023 al negársele la posibilidad de acogerse al mecanismo de recuperación y resiliencia.

Seijo Jordán ha destacado la importancia del puerto en las economías de las comarcas coruñesas de Ferrolterra y A Mariña, y ha informado a Francisco Toledo de los esfuerzos iniciados para diversificar tráficos tanto en los muelles de Ferrol como en los de San Cibrao. Así como del interés mostrado por varias empresas en desarrollar proyectos en las instalaciones de la institución, algunos de ellos vinculados a la eólica marina y el hidrógeno verde.