Terminal de contenedores en los muelles de La Osa

A pesar del descenso en el tráfico global, el moviemiento de contenedores del puerto de Gijón alcanza una cifra récord al crecer un 6%.

El resultado económico del puerto de Gijón vuelve a ser favorable por primera vez desde que en 2011 terminaran las obras de ampliación, según la estimación de cierre provisional del ejercicio de 2016 que ha realizado el Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria, que lo califica como un año positivo para el enclave.

La dársena gijonesa, con una cifra de negocio que supera ampliamente los 41 millones de euros, ha obtenido un resultado de explotación de más de 13 millones, lo que supone un incremento del 2,8% respecto al ejercicio anterior, que se traducirá en un beneficio neto que se estima que superará el millón y medio de euros.

La acentuada política de contención de costes y la mejora de márgenes operativos, junto a menores costes financieros, constituyen la base de este resultado, que se produce en un ejercicio en el que el tráfico global ha descendido un 12,2%, como consecuencia de las paradas técnicas previstas para las mejoras medioambientales en las centrales térmicas que se abastecen de carbón a través de El Musel.

No obstante, a pesar del descenso en el tráfico global, el tráfico de contenedores ha alcanzado una cifra récord al crecer un 6%, y se ha incrementado el tráfico ro-ro. Por su parte, tanto la mercancía general como los graneles sólidos han tenido una evolución positiva, registrando crecimientos del 8,7% y 5,5%, respectivamente. No obstante, los graneles líquidos han disminuido un 9,9%.