La ampliación del puerto de Gijón, supuso un encarecimiento del 40%, respecto de lo presupuestado en un principio.

El diseño del nuevo PIF se llevará a cabo en ocho meses.

La empresa de ingeniería vizcaína Sener Ingeniería y Sistemas se perfila como la que llevará a cabo la elaboración del proyecto de instalación fronteriza de control de mercancías, con el que el recinto portuario asturiano pretende dar un fuerte impulso a sus tráficos internacionales, precisamente cuando está a punto de resolverse el proceso del ‘Brexit’.

En este sentido, la compañía vasca ha sido la única que ha presentado ofertas en este expediente por un valor de 119.500 euros, con la que, además, ha obtenido una puntuación total de 70 puntos.

El contrato, con una duración de ocho meses, incluye también la ordenación general de su parcela exterior, la adecuación de los diferentes flujos de accesos, la organización de los aparcamientos, el vallado y cierre de la instalación, así como las acometidas a los servicios y todo el equipamiento necesario para la operación del centro de inspección, lo que incluye cámaras frigoríficas, cámaras refrigerantes y cámaras de almacenamiento, así como el equipamiento de seguridad, entre otros aspectos.

Así mismo, el contratista deberá entregar toda la documentación técnica necesaria para la puesta en marcha del recinto para el control de mercancías, incluyendo la documentación que fuera necesario remitir a los ministerios u organismos públicos implicados en su apertura, y deberá incluir toda aquella necesaria para su gestión operativa.