La Autoridad Portuaria de Gijón ha analizado los riesgos por posibles infracciones o hechos delictivos para la instalación portuaria y ha determinado la necesidad de mejorar la seguridad perimetral del recinto.

Para ello, según los responsables del enclave portuario asturiano resulta necesario la incorporación de un cierre perimetral que incluya sensorización y que proporcione adicionalmente aspectos de mejora del medio ambiente en algunas de las zonas que conforman el perímetro.

Así pues, en línea con el diseño y desarrollo de proyecto de un cierre de seguridad perimetral sensorizado realizado el pasado mes de enero por Inerco, ahora la Autoridad Portuaria licita las obras correspondientes a la instalación de cierre perimetral mixto de seguridad y protección ambiental sensorizado del puerto de El Musel.

Los trabajos, con un plazo de ejecución de siete meses, cuentan con un presupuesto base de licitación de 2.153.531,77 euros y un valor estimado de 1.779.778,33 euros.

El cierre perimetral de seguridad a incorporar tiene la finalidad de acometer los estándares necesarios de seguridad y protección de las instalaciones, que cumpla con los aspectos técnicos y normativos exigibles.

El cierre cubrirá siete áreas del perímetro del puertode Gijón y dispondrá de sensorización y supervisión en toda su extensión.

De igual modo, se ha querido aprovechar esta instalación para conseguir un mayor aislamiento del puerto hacia la zona habitada, además de una mejora ambiental con la incorporación de aspectos que reduzcan el impacto de la actividad portuaria en el exterior del recinto.