Vista aérea del muelle petrolero en el puerto de La Coruña

Las previsiones de la Autoridad Portuaria de La Coruña, a falta de conocer los resultados de la actividad de diciembre, son las de cerrar el año 2013 en negativo, como consecuencia de la bajada en las importaciones de crudo, carbón y palanquilla.

Hasta el mes de noviembre, y según ha informado ‘El Ideal Gallego’, el descenso en cada uno de los tres pilares fuertes de la actividad era del 10,10% en los graneles sólidos, cerca de un 4% en los líquidos y un 18,77% en la mercancía general.

En total, el tráfico portuario de La Coruña desciende un 7,60%, una cifra, que según la propia entidad, será difícil de remontar con las descargas de diciembre. Este cifra contrasta fuertemente con el crecimiento del 12% experimentado durante 2012.

En los 11 primeros meses del año se han movido 11 millones de toneladas frente a las 11,9 de 2012. De ellas, 6,3 se corresponden a los graneles líquidos que mueve principalmente la refinería. Según explican desde la Autoridad Portuaria, han descendido las importaciones de petróleo. Este tipo de fluctuaciones normalmente están relacionadas con la demanda, aunque esta vez podría haber influido ligeramente la parada técnica que Repsol empezó el 22 de noviembre.

En cuanto a los graneles sólidos, que caen en 378.800 toneladas, el gran cambio respecto al año anterior se debe a los movimientos de carbón de Gas Natural Fenosa para su central de Meirama. Si el año pasado se registró una gran sorpresa al contar con la entrada de varios buques graneles y superar el millón de toneladas, ahora se vuelve a la situación anterior y solo se han contabilizado unas 300.000 toneladas.