contradique-de-punta-langosteira

Se han utilizado 9.758 cubípodos para la protección del manto del contradique.

La Autoridad Portuaria de La Coruña ha finalizado el proyecto de la segunda fase del contradique del Puerto Exterior, que comprende tanto la construcción de la infraestructura de abrigo de la lámina de agua como de un muelle de 300 metros de longitud, así como la generación de una nueva explanada para alcanzar un total de 185 hectáreas.

La primera fase ha consistido en la ejecución de los primeros 550 metros de longitud del espigón, así como la protección de la toma de agua de la central térmica de Sabón, mientras que la segunda ha permitido alcanzar una longitud total de 1.327 metros.

De esta forma, el puerto podrá lograr la plena operatividad de acceso y maniobrabilidad de los buques dentro de las aguas abrigadas de Langosteira, que supera el 97%, un porcentaje mayor incluso que el del puerto interior, y que alcanza el 100% en la zona de los pantalanes petroleros.

La inversión total ha ascendido a 53,5 millones de euros, lo que supone un ahorro de 20 millones sobre el importe de licitación. Esta optimización de los recursos, a través de un plan para reducir costes y plazos de ejecución, ha propiciado una mayor estabilidad y una mejor conservación de la infraestructura frente a las inclemencias meteorológicas.

Así, se han diseñado unos bloques especiales, denominados cubípodos, para la protección del manto del contradique. En total, se han utilizado 9.758 unidades, de entre 15 y 45 tn, que ofrecen más resistencia al oleaje que los bloques convencionales, por lo que se requiere una cantidad menor.

Con respecto al muelle de 300 metros, su calado asciende a 15,5 metros, y está destinado a operadores que no precisan el calado de 22 metros que alcanza la lámina de agua en el área del muelle principal. En el entorno de esta nueva línea de atraque se ha instalado ya Terminales Marítimos de Galicia, TMGA, con una nave industrial de 2.500 m².

Además, se trasladarán otras compañías destacadas del puerto, como Alcoa, mientras que Repsol lo utilizará para gestionar los tráficos de graneles sólidos, combinando esta actividad con el movimiento de graneles líquidos en su futura terminal. Una vez construido, en enero se iniciarán las obras de habilitación de su explanada, para el asfaltado, alumbrado, saneamiento y redes de servicios.