puerto exterior la coruna punta langosteira

Punta Langosteira se incorpora al Código de Conducta Ambiental del puerto de La Coruña.

El Consejo de Administración del puerto de La Coruña ha aprobado, en su reunión de 29 de abril, la actualización del Código de Conducta Ambiental del puerto, que sustituye al que estaba en vigor desde el año 2009 e incorpora a su ámbito de aplicación la dársena exterior de Punta Langosteira.

Además de extender al Puerto Exterior las exigencias de conducta ambiental que se vienen aplicando en el puerto interior, el nuevo código recoge las novedades legislativas que han entrado en vigor durante los últimos seis años, que son más exigentes, con lo que ahora queda más ajustado a la realidad de la instalación portuaria, con aportaciones de las propias empresas usuarias y concesionarias.

Este Código, basado en el principio de autorregulación de la Organización Europea de Puertos Marítimos (ESPO), es una herramienta para que los usuarios de la instalación asuman la protección del medio ambiente como parte de la cultura portuaria, favoreciendo el desarrollo sostenible y convirtiéndose en un factor positivo de competitividad.

El mismo abarca todos los aspectos ambientales vinculados a las actividades portuarias, desde gestión de los residuos hasta calidad del aire, emisiones, calidad del suelo y de las aguas, entre otros aspectos, y se aplica a los diferentes sectores presentes en los muelles coruñeses, como son los graneles líquidos y sólidos, pesca, embarcaciones deportivas, talleres o empresas constructoras.

La adhesión al código y el cumplimiento de sus instrucciones es obligatoria para todas las empresas que presten servicios generales, portuarios o comerciales, y es indispensable para que éstas puedan beneficiarse de bonificaciones económicas por buenas prácticas ambientales.

Otros temas en el Consejo

Por otro lado, cabe destacar que avanzan a buen ritmo las obras del contradique, ya que en marzo se han habilitado las instalaciones auxiliares para la fabricación de bloques de hormigón y el muelle cargadero para los gánguiles, y se ha comenzado ya el vertido marítimo de áridos y la producción de bloques.

En lo relativo al plan comercial, desde el puerto han informado de recientes contactos con empresas siderúrgicas, metalúrgicas y de otros sectores como el eólico y de graneles líquidos, de cara a propiciar su implantación en el Puerto Exterior.