La nueva terminal polivalente de Las Palmas comenzará a operar este verano

Actualmente, las negociaciones con Brasil para el tráfico de fruta se encuentran en proceso de estudios de coste.

El puerto de La Luz aspira a convertirse en un hub para el tráfico y la transformación de cereales, frutas y carnes de Sudamérica.

Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina son los principales países que quieren establecer relaciones con el puerto de Las Palmas, motivo por el que desde el puerto canario ya han comenzado a exponer las ventajas de su instalación a los responsables de las organizaciones brasileñas, paraguayas y uruguayas y por el que, próximamente, también se presentarán ante los responsables argentinos.

La Autoridad Portuaria de las Palmas ha expuesto, en este sentido, las virtudes de la situación geográfica del enclave, que permite una reexportación de los productos tanto a África como a Europa, y sus beneficios fiscales y aduaneros, así como los 15.000 m² de los que dispone en La Esfinge y en los que los responsables del puerto realizarán una inversión propia de 18 millones de euros para dotarlo de lugares de almacenamiento.

Actualmente, las negociaciones con Brasil para el tráfico de fruta se encuentran en un proceso de estudios de coste, dado el interés que han mostrado los responsables brasileños por el modelo de exportación que se desarrolla desde Fepex y el espacio que el enclave canario dispone en La Esfinge.

Por su parte, Paraguay ha mostrado su interés en llevar dos tipos de productos al puerto de La Luz. Se trata de las mercancías de granos de soja, del que cada año se producen nueve millones de toneladas y se exportan cinco millones, y de carne congelada. En ese sentido, las instalaciones frigoríficas del puerto canario se han convertido en un importante reclamo en el marco de estas negociaciones.