Los puertos españoles parecen ir recuperando tráficos de manera paulatina, especialmente en aquellos segmentos en los que el estado de alarma del pasado mes de marzo supuso una paralización total, como es el caso de la automoción.

Este es el caso concreto del puerto de Málaga que, tras consolidarse como un eje estratégico en el sur peninsular durante el pasado 2019 para los tráficos de automoción, durante este ejercicio el movimiento de estas mercancías se ha visto paralizado durante el estado de alarma, desde el 14 de marzo hasta finales de mayo, momento en que se retomaron paulatinamente las escalas en el recinto portuario, con una periodicidad semanal.

Posteriormente, tras un movimiento moderado en los meses de verano, en septiembre se observa un importante repunte del 27%, respecto al mismo mes del año anterior y la actividad continúa creciendo en octubre, de tal manera que se han movido 3.681 unidades hasta la fecha, principalmete vehículos Dacia y Renault procedentes de Tánger, Ford de Turquía), Opel llegados desde Bélgica y Nissan, con procedencia del Reino Unido

Málaga se ha colocado entre los siete puertos españoles mejor valorados en el tráfico de importación y exportación de vehículos nuevos durante 2019, según el informe anual de Anfac, gracias, sobre todo, a su capacidad para anticiparse a la demanda, resolver incidencias, así como para mantener y mejorar las infraestructuras portuarias, además de por su accesibilidad por carretera, la agilidad en la asignación de las zonas de depósito y la correcta manipulación de la mercancía.