Por el puerto de Málaga transitan una amplia variedad de mercancías que van desde los graneles sólidos tales como los del grupo de los cementos, los agroalimentarios, los áridos y biomasas, pasando por graneles líquidos como los aceites de oliva y girasol, hidrocarburos y melazas, y terminando por la mercancía general en sus distintos aspectos, carga rodada, vehículos
de importación y mercancía en contenedores.

La Autoridad Portuaria de Málaga estima que todas ellas cubren rutas comerciales del arco mediterráneo y atlántico, incluyendo un firme posicionamiento en las líneas de cabotaje con Melilla y Ceuta.

Sin embargo, actualmente, el puerto de Málaga no opera líneas regulares con terceros estados, pero se considera muy probable que se implante en un futuro próximo, especialmente en tráficos con el enclave marroquí de Nador.

Ante esta posibilidad, los responsables del enclave malacitano trabajan para suministrar e instalar nuevo equipamiento para el control de fronteras de la Policía Nacional en las estaciones marítimas del enclave.

Así pues, se ha licitado contrato con un presupuesto base de licitación de 106.792,91 euros, un valor estimado de 90.737,94 euros y un plazo de ejecución de dos meses.

Los trabajos incluyen ls instalación de dos cabinas de control dobles para control de pasaportes, así como de las infraestructuras tecnológica y de comunicaciones adecuadas para que los efectivos de la Policía Nacional desplegados en el recinto para el control de fronteras puedan llevar a cabo sus funciones.