Los muelles del puerto de Marín han acogido la operativa de hasta seis buques mercantes que han coincidido en el puerto, donde se garantizan los servicios esenciales para mantener la cadena de suministro durante el estado de alarma por el Covid-19.

Entre las mercancías cargadas y descargadas, se encuentran suministros básicos, como las 10.000 toneladas de mercancía a bordo del buque Visitor, consignado por Pérez Torres Marítima. Lo mismo sucede con la descarga de 16.500 toneladas de centeno que ha descargado el buque Olga, consignado por el Grupo Nogar.

Por su parte, el mercante Fluvius Otter ha realizado una carga de pasta de papel para la fabricación de distintos productos de uso cotidiano a partir de celulosa. Relacionado con este tráfico, también se ha registrado la actividad de descarga de madera en rollo a bordo del buque Brens.

La operativa se ha completado con la descarga de pescado congelado y de productos siderúrgicos. Todas las terminales del puerto marinense están funcionando con normalidad gracias al esfuerzo de las empresas de servicios portuarios, como el remolque, amarre, estiba o practicaje, de los operadores de las diferentes mercancías, empresas del puerto, o transportistas, y del personal de operaciones del puerto.

La previsión es que esta Semana Santa se mantenga en niveles importantes la actividad de la cadena logística, ya que está previsto que lleguen varios buques para operar con diferentes mercancías como graneles agroalimentarios, pasta de papel o contenedores. Al mismo tiempo, se mantiene la operativa ferroviaria, que está permitiendo la salida diaria de al menos un tren de cereales y piensos para las explotaciones avícolas y ganaderas del interior.