El presidente de la Autoridad Portuaria de Marín, José Benito Suárez Costa, ha mostrado su preocupación por la sentencia que anula la prórroga de la concesión de la empresa Ence, que será recurrida ante el Supremo.

Su tráfico de pasta de papel supone más de 100 barcos al año y 120 movimientos de camión por cada barco. Además, el puerto cuenta con una infraestructura única en España destinada a esta actividad, la Terminal Cubierta o AWT que tiene en concesión el Grupo Nogar.

La situación es «sumamente seria«, pues los trabajadores están pasando por un momento «de intensa angustia e incertidumbre«, ha dicho el presidente, para quien la principal preocupación en este momento son los puestos de trabajo, teniendo en cuenta el contexto actual de «profunda crisis«.

De hecho, desde Ence aseguran que serían más de 5.000 las familias afectadas directa o indirectamente por el hipotético cierre, al existir muchas actividades auxiliares y de transporte que dependen casi exclusivamente de esta empresa.

Para Suárez Costa, ha sido «un importante varapalo para el tejido industrial y económico de toda la comarca, cuyas consecuencias pueden ser realmente nefastas para el futuro de Pontevedra y sus alrededores”.

La empresa fabrica un producto muy valorado a nivel europeo, que se ha convertido en una mercancía estratégica para el puerto, pues exporta la totalidad de su producción de la fábrica de Lourizán a través de la instalación. Mueve una media de 400.000 toneladas al año, lo que supone un 19% del tráfico del puerto y hasta un 60% del tráfico de mercancía general no contenerizada.