La Autoridad Portuaria de Marín está estudiando la aplicación de un nuevo paquete de medidas económicas que se suman a las ya adoptadas desde el principio de la crisis sanitaria, para apoyar la liquidez de las empresas y fomentar la competitividad del puerto.

Tras la publicación del Real Decreto Ley 15/2020 de medidas urgentes complementarias, el puerto aplicará, del modo más ventajoso para las empresas, la modificación motivada de tasas como las de ocupación o actividad. Así mismo, se han planteado exenciones o reducciones en las tasa del buque en determinados supuestos asociados a la crisis del Covid-19.

Las empresas del puerto también podrán beneficiarse de la reducción de tráficos mínimos y de actividad exigibles a los concesionarios, evitando penalizaciones por causas no imputables a las empresas y derivadas de la crisis sanitaria.

Todas estas medidas se suman a las ya adoptadas por la Autoridad Portuaria, como la agilización de pagos a proveedores o las ampliaciones de plazo para el pago de tasas portuarias, así como las posibilidades de solicitud de diversos aplazamientos. El puerto seguirá trabajando así para favorecer la actividad de las empresas que forman la comunidad portuaria y apoyar su continuidad.