Muelle Adolfo Reboredo del puerto de Marín

El muelle Reboredo del puerto de Marín cuenta con tres atraques.

La Autoridad Portuaria de Marín quiere mejorar sus instalaciones portuarias dedicadas a los tráficos de contenedores y de mercancía general y por este motivo ha adjudicado a la empresa constructora coruñesa Nemesio Ordóñez las obras de refuerzo y mejora de la pavimentación de los muelles Reboredo I y II.

La compañía gallega se ha impuesto en un procedimiento de licitación en el que han tomado parte nueve empresas diferentes y en el que ha presentado la oferta más ventajosa desde un punto de vista económico por un monto total de 253.350,20 euros.

Los trabajos, con un plazo de ejecución de dos meses, incluyen el fresado de pavimento asfáltico y hormigón, riegos de adherencia e imprimación y colocación de mezcla bituminosa en los terrenos de estos recintos portuarios, así como trabajos en redes y canalizaciones de saneamiento y riego, con el fin de mejorar las instalaciones y ponerlas a punto para evitar su deterioro acumulado.

El muelle Reboredo del enclave portuario de Marín cuenta con tres atraques de 250, 240 y 34 metros de longitud, respectivamente, que tienen unos calados que oscilan entre los ocho y los doce metros, dedicados especialmente a tráficos de contenedores y de mercancía general, que en el primer caso presenta un descenso de un 1,9% anual entre enero y septiembre, mientras que el segundo caso el retroceso acumulado asciende a un 2,21%.