El director general de la autoridad portuaria de Melilla, José Luis Almanzán, se ha reunido este martes con el presidente de Puertos del Estado, José Llorca, para analizar y concretar el plan de empresa 2012-2016  del puerto de Melilla, según ha confirmado a cadenadesuministro.es.

Siempre, apunta el responsable portuario, «se aprovecha el plan de empresa para modificar los objetivos del año en curso, se fija el presupuesto del año siguiente, en este caso de 2013 y, además, se fijan los objetivos económicos para otros tres años más, hasta 2016, si bien como mera proyección porque los que tiene realmente impacto presupuestario es el ejercicio en curso y el siguiente«.

Almazán reconoce que no espera que desde el organismo público se le imponga al puerto excesivos sacrificios porque «hemos hecho los deberes».  Así, destaca que el plan de empresa diseñado presenta «un escenario muy razonable, dado que los tráficos están creciendo y por tanto los ingresos suben y seremos capaces de batir nuestros resultados de 2010«.

En cuanto a los gastos asegura que «cumplimos con el plan de austeridad en los porcentajes que impone el Gobierno, y estamos en cifras positivas. Por lo que respecta a las inversiones más relevantes también estamos en disposición de afrontarlas, con un fondo de maniobra por encima de tres millones de euros y, además, seríamos capaces de asumir tres millones de euros más de inversiones«.

Puerto económicamente saneado

De esta forma, la foto general del puerto que se presenta a José Llorca es que Melilla genera un flujo de caja de aproximadamente 1 millón de euros más otros tres millones procedentes de los fondos de compensación, «con lo que en total tenemos cuatro millones de liquidez, de los que dedicamos un millón a amortizar deuda, que está en torno a unos 20 millones de euros, y tres millones más para hacer inversiones«.

Según Almazán, el puerto paga todos sus gatos y tiene beneficios y en principio «no esperamos que nos impongan sacrificios porque ya los hemos hecho en años anteriores«. Hay que tener en cuenta, señala, «que el puerto de Melilla estaba en una situación muy complicada, con pérdidas y financiando activos a largo plazo con deuda a corto, lo cual suponía una quiebra técnica, con fondos de maniobra negativos«. Una vez puesto todo en orden en la financiación «se ha estructurado y hemos sacado al puerto de Melilla del fondo económico-financiero en el que estaba«.

Asimismo, José Luis Almazán destaca que el consejo de administración del puerto acaba de aprobar las cuentas de 2011 que arrojan el mejor ejercicio de la historia del puerto, «teníamos presupuestados perder 500.000 euros, y al final hemos obtenido un beneficio de 70.000 euros, lo cual es un hito muy importantet». En total, los ingresos ordinarios del puerto de Melilla han alcanzado los 10 millones, a los que hay que sumar los 4 millones de euros procedentes de los fondos de compensación interportuario.

Una vez que revisado el plan de empresa del puerto, en breve el presidente de la autoridad portuaria de Melilla, Arturo Esteban, ratificará con Puertos del Estado el documento.