El Puerto de Motril ya tiene en servicio nuevos equipos técnicos para la mejora y coordinación del tráfico portuario y terrestre, con el fin de aportar más competitividad a los flujos de mercancías que llegan y salen del recinto granadino.

El recinto ha instalado en la dársen interior un sensor radar y una cámara de alta definición que permitirán la visualización de los muelles de atraque y las áreas de fondeo de los buques, correspondientes a las zonas I y II del puerto.

Adicionalmete, toda la información será gestionada desde el centro de control de la Autoridad Portuaria, donde las imágenes quedarán grabadas, con el fin de conocer en tiempo real y en cada momento la situación de los buques, monitorizar las maniobras de atraque o desatraque, dirigir y ampliar la imagen en un punto concreto del puerto, así como retroceder por si fuese necesaria la visualización de un hecho concreto.

Con este nuevo sistema, que ha llevado a cabo Juma en un contrato de 50.000 euros, se incrementa la seguridad en las dársenas portuarias motrileñas y se pueden parametrizar los equipos para concretar y definir, entre otras cuestiones, la extensión de agua que se quiere controlar, así como se van a generar una serie de alertas para detectar cualquier anomalía que surja, entre otras.