El puerto de Motril está consolidando su apuesta por la especialización en las cargas de proyecto, especialmente en el embarque de palas eólicas.

La experiencia en este tipo de carga acumulada en los últimos años, unido a la buena comunicación por carretera, con conexión directa a las autovías del Mediterráneo y la A-44, hacen del enclave una referencia del sur peninsular que la evolución de las estadísticas de estos tráficos confirman.

Así pues, este verano, el enclave granadino ha aumentado un 48% el número palas para aerogeneradores embarcadas, de tal manera que de las 225 unidades del año pasado se han pasado a las 433 registradas en el mismo periodo de este año, mientras que el acumulado desde enero de 2020 la cifra ya supera las 700 unidades.

Por otra parte, desde el año pasado por Motril se exportan las palas de mayores dimensiones que se fabrican en España, con 74 metros de longitud, de tal manera que el primer ejercicio de este tráfico se ha cerrado con 692 unidades estibadas en 35 embarques.

La complejidad logística que implica el manejo y traslado por carretera de estas piezas supone un espaldarazo a la capacidad del recinto portuario andaluz en un tráfico con una incidencia limitada en cuanto al cómputo general de toneladas, pero de gran valor añadido para la economía y el empleo en el entorno de enclave nazarí.