El buque grúa semisumergible Sleipnir, de la naviera Heerema, que es el de mayor potencia de su clase en el mundo, ha recibido la mayor carga de bunkering de GNL de la historia.

La operación, que se ha llevado a cabo en el puerto de Rotterdam, ha sido gestionada por Titan LNG a través del metanero Coral Fraseri, perteneciente a la flota de Anthony Veder. El Sleipnir, equipado con iluminación LED y un sistema de recuperación de la energía, puede funcionar también con gas, lo que le permite reducir sus emisiones.

Atracó en el puerto holandés el 22 de marzo para recibir una carga de casi 3.300 toneladas de GNL, en una operación que finalizó en menos de 24 horas. Esta es precisamente una de las operativas habituales que tienen lugar en Rotterdam, donde también se ha procedido al bunkering de GNL en la barcaza FlexFueler 001 con el combustible cargado en el metanero.

Todo esto está permitiendo a la instalación posicionarse como un importante hub de GNL a nivel europeo, ya que su intención es convertirse en el puerto más sostenible del mundo. Por su parte, Heerema sigue centrada en demostrar que es rentable económicamente navegar con GNL, incluso en las zonas más remotas.