Las dos nuevas terminales del puerto de Rotterdam, que empezarán a operar en 2014, serán las primeras de Europa en utilizar las grúas de control remoto, STS, es decir, unas grúas que no necesitan conductor en la cabina.

Estas grúas, que mejoran la productividad y la eficiencia del trabajo, están diseñadas para realizar la estiba de los buques portacontenedores más grandes, que requieren alturas de elevación de más de 50 m.

La firma de tecnología ABB ha sido la elegida para instalar estas grúas que se operan remotamente sin necesidad de conductores a bordo, en las terminales de APM y Rotterdam World Gateway.

El manejo de las grúas lo realizarán los operadores desde una sala de control situada en la terminal del edificio donde supervisarán las operaciones llevadas a cabo. Esto mejorará la ergonomía del trabajo ya que ayuda a reducir la tensión en la espalda y el cuello del operador.  Los trabajadores supervisarán el movimiento de la grúa a través de cámaras de a bordo, que facilitará un punto de vista más completo que la visión del operario desde el interior de la cabina.

Este sistema combinado con los accesos a la información de control proporcionada por el sistema de automatización, ayudarán a mejorar el rendimiento del operador. Con un conductor en la grúa, la aceleración y desaceleración de la misma son limitados por el confort del operario. Sin embargo, si el operador no se encuentra a bordo, la grúa puede funcionar con más rapidez. Esto permite que la descarga de un barco se realice de manera más rápida y eficaz. 

Asimismo, el sistema de ABB automatiza los movimientos de la grúa para asegurar la exactitud y la velocidad. Sin operador a bordo, las correcciones del sistema pueden ser más agresivas, por lo que se optimiza el tiempo, esto se traduce en una mayor productividad.

Con los años, ABB se ha encargado de la  automatización y electrificación de casi 400 apilamiento grúas y cerca de 600 grúas STS. Con los proyectos recientemente adjudicados la tecnología de control remoto de ABB para grúas STS ha supuesto un gran avance en la mercado. La primera grúa controlada remotamente, se instaló en diciembre de 2010 en Panamá.