contenedor-42-del-puerto-de-rotterdam

Los datos recogidos por el contenedor proporcionan información sobre los desafíos a los que se enfrenta durante el envío.

El contenedor superinteligente 42 abandonará próximamente el puerto de Rotterdam para completar la primera parte de una misión de dos años de duración alrededor del mundo. Durante el viaje, esta unidad, que cuenta con una serie de sensores y equipos de comunicaciones, medirá los cambios detectados en cuanto a vibración, inclinación, posición, sonido, contaminación del aire, humedad y temperatura.

Además, ha sido equipada con paneles solares, que pueden determinar cuánta energía es capaz de generar el contenedor durante un trayecto en buque, tren o camión. Su primera parada será en el mes de junio en Múnich, Alemania, donde será presentado en sociedad en la feria Transport Logistic.

El puerto de Rotterdam aspira a convertirse en el más inteligente del mundo, para lo que ha puesto en marcha diferentes iniciativas en el ámbito de la transformación digital de las actividades portuarias y logísticas. Los datos recogidos por el contenedor 42 proporcionan información sobre los desafíos que enfrenta un contenedor durante el envío y permiten incluso desarrollar un gemelo digital del puerto.

Para su utilización, la Autoridad Portuaria cuenta con su propia plataforma en la nube, que facilita la recogida y procesado de datos procedentes de los sensores en el área portuaria. Esto proporciona información real a los usuarios sobre la infraestructura local, y la calidad del aire y el agua.

La digitalización de los servicios portuarios también mejorará la seguridad y rapidez de los envíos, además de preparar al puerto para la futura llegada de buques autónomos.