Puerto de Rotterdam

Desde el puerto, llaman a la colaboración entre las diferentes instalaciones para adaptarse a las exigencias de la nueva economía.

La Autoridad Portuaria de Rotterdam competirá con otras tres candidatas en los premios que cada año concede la Organización Europea de Puertos, ESPO, y que serán entregados el 7 de noviembre de 2018.

El galardón será para el puerto que haya conseguido crear un mejor entorno de trabajo para sus actuales y futuros empleados y que haya invertido en el desarrollo de un ambiente inclusivo, de respeto mutuo y ajeno a las discriminaciones.

La instalación neerlandesa ha llevado a cabo varias iniciativas, que pueden dividirse en tres categorías. En primer lugar, ‘School to Work‘, basada en el lanzamiento de varios campus para formar a jóvenes de entre 12 y 17 años, trabajar las habilidades relacionadas con las tecnologías de la información y poder preparar un currículum centrado en el ámbito portuario.

Le sigue ‘Work to Work‘, para formar a la comunidad portuaria para diferentes clases de trabajos. Entre los proyectos impulsados, destaca ‘Rotterdam Works‘, una red en la que se ofrecen oportunidades de movilidad laboral a los empleados, que pueden adquirir nuevas experiencias para su desarrollo profesional.

La tercera iniciativa es ‘Return to Work’, centrada en el aumento de las ofertas de trabajo en el ámbito portuario para reducir el desempleo en la zona. Gracias  a toda esta variedad de planes, miles de estudiantes, desempleados y trabajadores de diferentes tipos han encontrado su sitio en el puerto, que trata de crear el mejor ambiente posible en un entorno sostenible.

Formación y movilidad laboral

Uno de los principales objetivos de la Autoridad Portuaria es conectar las necesidades de las empresas portuarias con las habilidades de los candidatos, a los que se trata de proporcionar una formación de futuro que les permita hacerse un hueco en el sector. De este modo, puede fomentarse la movilidad laboral entre las empresas que operan en la instalación.

En este contexto, desde Rotterdam llaman a la colaboración entre los diferentes puertos para adaptarse a las exigencias de la nueva economía, que requiere una apuesta por la innovación social, el desarrollo de instrumentos y políticas para el desarrollo futuro, y la adquisición de nuevos conocimientos.