Noatum Terminal Polivalente Sagunto

El puerto de Sagunto perderá 200.000 toneladas de tráfico, 43 escalas de buques, 650 jornadas de trabajo anuales y 10.000 trayectos de camión, por la desaparición total del tráfico de bobinas de acero de la planta de acero galvanizado Galmed, que el grupo alemán ThyssenKrupp había anunciado para septiembre de 2014, pero que ha adelantado a los próximos meses.

La filial de la multinacional germana convocó el pasado viernes de forma sorpresiva al comité de empresa para anunciarle este lunes el inicio de consultas para el despido de sus 165 trabajadores.

Las exportaciones de la filial del grupo alemán representaron en 2012 casi un 4% del tráfico total del puerto de Sagunto y más del 11% de la entrada y salida de productos metalúrgicos.

En cuanto a las escalas, representan el 3,9% de las 1.100 que se registraron en 2012, un porcentaje pequeño, aunque desde la autoridad portuaria valenciana se ha reconocido que cada buque implica carga de trabajo para estibadores, prácticos, armadores, remolcadores y otras empresas del mundo portuario.

A esta previsible baja en el puerto de Sagunto, hay que sumar el malogrado proyecto de Terminal Polivalente Portuaria de Sagunto (TPPS), que ha entrado en concurso de acreedores tras intentar renunciar a la concesión de la Autoridad Portuaria de Vaelencia para construir una terminal de productos siderometalúrgicos. El proyecto fue promovido por el Grupo Ros Casares y estaba ligado a una planta de acero que tampoco se ha construido.