Tras la colocación de los nuevos vallados de seguridad, los responsables del puerto de Santander ha observado que los intrusos buscan otros puntos de acceso que resulten menos dificultosos.

En concreto, se viene percibiendo que los polizones acceden al recinto a través de los cierres de los muelles de Raos, diseñados, más como elementos de limitación de espacios que como vallados de seguridad, que es lo que actualmente se requiere.

Adicionalmente, en los muelles de Raos se desarrollan diversos tráficos con destino al Reino Unido y a otros destinos, que han pasado a resultar atractivos para el colectivo de intrusos que aspira como destino final Inglaterra.

En consecuencia, la Autoridad Portuaria de Santander ha previsto realizar obras de mejora de la seguridad de los muelles de Raos mediante la instalación de nuevos paneles de chapa perforada sobre los vallados de hormigón armado originales.

Concretamente, los trabajos consistirían en dotar a los elementos de cierre de mayor altura para dificultar el salto a los intrusos.

Para ello se propone la instalación de dos filas horizontales de chapas perforadas, superpuestas en altura y ancladas a los peines, con lo que se alcanzaría una altura aproximada de 3,5 metros.

Estos trabajos, con un plazo de ejecución de tres meses, tienen un presupuesto base de licitación de 154.818,05 euros y un valor estimado de 127.948,80 euros.